Follow us on:

Podstrana

Podstrana es un pequeño lugar en la Dalmacia media que se encuentra en el litoral de la histórica República Poljička, cerca de Split. A lo largo de 6 km de la costa accidentada da con su cara sobre el mar y las islas, con sus espaldas sobre la alta montaña Perun (533m) que forma parte del macizo Mosor.

Villa Gorica Podstrana Croatia

La cuna de la Podstrana de hoy es Podstrana, la Vieja que bajo el abrigo de la montaña Perun fielmente cuida de una serie de casitas de piedra en cuyos jardines pulsa continuamente el espíritu del pasado. Podstrana, la Vieja cuida de su historia y belleza ricas en la naturaleza intacta, preciosas iglesias y edificios culturales que revelan la cultura histórica impresionante. La iglesia más antigua data del siglo 11.

En verano, cuando todo respira tranquilidad y calma, acompañado por la canción de cigarras y el sonido de viejas linternas, se recitan los versos más bonitos de las cortes de Čitovnica, la Vieja, los encuentros de poetas para el alma bajo el nombre de "Buenos días, mar". En cuanto a la galstronomía de Podstrana, la Vieja, se organizan las noches de melocotón y las jornadas de aceite de oliva acompañados por las canciones de Dalmacia, que es la Klapa, grupos masculinos que cantan a capella. El patrón de Podstrana, la Vieja Antun Padovanski no permitió que este lugar cayera en el olvido, pues cada año el 13 de junio en su honor se organiza la procesión por este lugar.

Este lugar de las piedras, del albardín, del mar y del sol, que a lo largo de su historia ha ido cambiando su aspecto, su estructura de la población que en las huellas del pasado ha dejado pruebas de su existencia, ha inspirado a nosotros también para que le demos vida y les revelemos los encantos de Podstrana, la Vieja.

No la adornan solamente las casitas de piedra y la naturaleza intacta, sino también el panorama que les deja sin aliento. Es tranquila al amanecer cuando se despierta con el canto del gallo y los pájaros, cuando los primeros rayos del sol luchan contra las viejas ventanas para penetrar hasta los habitantes adormecidos. Es precioso al atardecer, cuando los últimos rayos del sol destacan toda la belleza del mar, de las islas y las rocas, y a los seres románticos y a aquellos que no son tan románticos les palpita el corazón, y buscan el abrazo del amado o amada.

 

Vista desde Podstrana